Es cómo vivir dos veces

A la vuelta de nuestro viaje a Marruecos, más mío que nada, ya que fuí yo la que estuvo 12 días, sentados en la terraza comunitaria en casa de unos amigos, a la luz de las velas, bebiendo unas copas de vino, de madrugada, después de una cena maravillosa, empezamos a hablar de cómo había sido la estancia por aquellas tierras.

Mientras desgranábamos recuerdos, uno de los contertulios, emocionado e inspirado por la esencia del viajar en sí mismo, nos dijo aquello de; -ya lo decía el poeta, viajar, es cómo vivir dos veces.

La frase, me pareció de lo más acertada, de hecho, estuvo semanas rondándome por la cabeza, para qué podrá servir esta bella frase, me preguntaba, hasta que nació este blog y supe que nombre debía llevar.

Así que, aquí está parte de esa segunda vida.

lunes, 3 de mayo de 2010

Teatro Romano parte I, Mérida

El Teatro de Mérida, es probablemente el monumento más conocido de la ciudad y el motivo por el cual muchos turistas se acercan por estas tierras.
Recordemos que se halla situado en el mismo recinto que el Anfiteatro.
Esta es la joya de la corona, lo que ningún viajero quiere perderse, el motivo por el cual mi medio pomelo lleva años queriendo acercarse por estos lares.

Hay que reconocer, que una vez entras en el teatro, entiendes el por qué.
Nosotros tuvimos la suerte de no encontrar muchos turistas, también fuimos madrugadores para evitar el sol.
Y el premio fue poder pasear por este recinto con bastante tranquilidad y sacar fotos que no estuvieran atestadas de turistas frenéticos.


La construcción de este Teatro Romano se realizó entre los años 16 y 15 a. C. y sufrió varias remodelaciones entre finales del S. I y principios del S. II. y entre los años 330 y 340.
Imagen lateral del escenario.
Actualmente sigue en uso y se celebra el Festival de Teatro Clásico de Mérida.
Imagen centrada del escenario.
Imagen lateral del escenario.
Si tienes la suerte de ir un día nublado, como nosotros, podrás disfrutar de una mejor vista general.
Escenario al completo y orchestra.
Lateral de la graderío.
Lateral de la graderío.
Lateral de la graderío.
Lateral de la graderío.
Por esa puerta lateral se accedía a la zona de la orchestra.
Vista general del graderío.
Lateral de la graderío.
Por esa puerta lateral se accedía a la zona de la orchestra.
Uno de los pasillos que daban acceso al graderío.


*Fuentes para esta entrada: Wikipedia.

2 comentarios:

CHucky dijo...

Hace mucho... mucho tiempo, leí la noticia de que la Caballé (madre) había cantado en el Teatro Gomano (gomano, no: gomano) de Mérida y se había hundido la tarima.
A los pocos días el gobierno dijo que iba a estudiar la Ley de la Gravedad a ver qué se podía hacer para evitarlo en el futuro...

Ender dijo...

Endevé que tonto eres :P

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Todos los textos y fotografías de este blog son propiedad de la autora de Es cómo vivir dos veces y están bajo una licencia de Creative Commons. Si quieres utilizar, algo pídemelo.

LinkWithin