Es cómo vivir dos veces

A la vuelta de nuestro viaje a Marruecos, más mío que nada, ya que fuí yo la que estuvo 12 días, sentados en la terraza comunitaria en casa de unos amigos, a la luz de las velas, bebiendo unas copas de vino, de madrugada, después de una cena maravillosa, empezamos a hablar de cómo había sido la estancia por aquellas tierras.

Mientras desgranábamos recuerdos, uno de los contertulios, emocionado e inspirado por la esencia del viajar en sí mismo, nos dijo aquello de; -ya lo decía el poeta, viajar, es cómo vivir dos veces.

La frase, me pareció de lo más acertada, de hecho, estuvo semanas rondándome por la cabeza, para qué podrá servir esta bella frase, me preguntaba, hasta que nació este blog y supe que nombre debía llevar.

Así que, aquí está parte de esa segunda vida.

lunes, 15 de septiembre de 2008

Polonia, Varsovia, Monumentos del 7 al 10 de septiembre 2008

Si Cracovia es la ciudad de los guías, Varsovia es la ciudad de los monumentos.

Tiene monumentos por todas partes, muchos con texto sólo en polaco, otros, además en inglés y en hebreo.

A pesar de que los monumentos no son lo que más me suele gustar de una ciudad, Varsovia tiene algunos realmente impactantes y emotivos.

En este caso nosotros visitamos algunos de los más famosos, sobretodo los relacionados con la Segunda Guerra Mundial.

Uno de los más conocidos es el Monumento a los Héroes del Ghetto de Varsovia, os dejo un enlace con información del Ghetto aquí.
Este gran monumento, por su significado y dimensiones, se encuentra un poco apartado de las partes más concurridas de la ciudad, de hecho, Varsovia no es una ciudad muy masificada y a menudo tendréis la impresión de estar en algún punto remoto de la ciudad aunque en realidad estéis muy cerca del mismo centro.

Allí mismo, en la plaza en la que está ubicado el monumento, hay un pequeño tenderete, que tiene una especie de murales con fotos del antiguo Ghetto, podréis comprar postales, pins, imanes, pero sobre todo libros.

Nosotros nos paramos a curiosear un rato, al final nos decidimos por un libro acerca de los campos de exterminio en suelo polaco, una pequeña joya ilustrada, muchos datos en muy poco espacio, con bastantes fotos, cómo todo allí, era barato. La persona que nos atendió, al ver que estábamos interesados en el libro, empezó a explicarnos en un más que aceptable castellano con acento y desparpajo nada polaco, de que trataba el libro y que Polonia fue uno de los países más castigados por los nazis.

Me llamó mucho la atención que cuando elegí el libro para pagarlo, el vendedor, sacó un ejemplar de una caja que tenía, le pasó un paño con mucho cuidado y lo abrió para ponerle un sello de una estrella de David con el nombre del Ghetto de Varsovia y la fecha del día. Cuando ya lo tenía sellado, seguía contándonos cosas, con el libro contra su pecho, hablaba con mucha pasión, cómo si fuese algo que había pasado apenas hacía unos años y no décadas, y finalmente, cuando terminó se quedó en silencio y me tendió el libro con las dos manos, muy lentamente, con mucho respeto, cómo si me entregase el objeto más valioso de su posesión, cómo si me entregase una parte de su historia.

Yo lo recogí con el mismo respeto y no con menos mimo, lo guardé en nuestra mochila.

Justo cuando nos íbamos, me entraron ganas de girarme, para ver si el tenderete seguía allí, por qué hubo un momento en el que pensé que todo ello, el tenderete, el vendedor, los libros, había sido un espejismo; allí, solo, en medio de la plaza desierta, sin nadie más alrededor, en un día nublado, todo transcurrió en una especie de sensación irreal. Cuando miré en la mochila, al menos, pude comprobar, que el libro no se había desvanecido.

Cerca de allí, encontramos el Monumento conmemorativo de la muerte del lider del levantamiento del Ghetto de Varsovia, Mordechai Anielewicz, junto con su estado mayor, uno de los monolitos, es una pirámide, grabada en los tres idiomas que podemos encontrar en Polonia, si agrandáis la foto, podréis leer la triste historia de los resistentes, de los cuales se estima que no sobrevivió ninguno.

Más cerca del centro de Varsovia podemos encontrar el Umschlagplatz, es una especie de mausoleo en forma de arco, ubicado en el punto desde el que partían los trenes que se dirigían a los campos de exterminio desde Varsovia, es un sitio sobrio, sencillo, con un cierto aire a estación de tren, dónde hay una placa que dice así: “A lo largo de este camino de sufrimiento y muerte, más de 300.000 judíos fueron conducidos en 1942-1943 desde el ghetto de Varsovia a las cámaras de gas de los campos de exterminio nazis” (fuente: topografía del terror).

Encontramos también el Monumento a los Caídos y Asesinados en el Este, que está dedicado a las víctimas polacas a manos de los rusos, puesto que los polacos recibieron por partida doble por parte de alemanes y rusos.

El Monumento al alzamiento de Varsovia, es tal vez, el monumento más conocido de Varsovia.

En sí, el monumento está formado por dos grupos de figuras. El más conocido, los soldados en posición amenazante, armados y dispuestos a entregar sus vidas por la madre patria.
A la izquierda, mucho más adelantado, hay un otro grupo de figuras, sus expresiones y sus gestos, son muy distintos. Hay un religioso, algo apartado, sin duda triste ante la barbarie de la guerra, juntas, encontramos a tres figuras más, un soldado en el centro, que con sus fuertes brazos, trata de sacar de un pozo, literalmente, a un compañero de armas que no sabemos si está en apuros, o simplemente emocionalmente rendido y a una vigorosa mujer polaca que lleva en su regazo a un tierno infante.

Todo el monumento está rodeado por unas columnas que forman parte del edificio que hay al fondo, y en cada una de las columnas hay un texto, que si no voy desencaminada, yo diría que son extractos de la Biblia. Si estoy equivocada, que alguien me corrija por favor.

En un estilo de monumento distinto, podemos encontrar a Copérnico, en la ulica Krakowskie Przedmiescie, calle ubicada en la Ruta Real.

Finalmente y seguramente el monumento más amable de Varsovia, es la sirena de Varsovia, una especie de patrona protectora contra cualquier invasor que venga por el mar, aunque, curiosamente, está ubicada en una plaza y no en el mar, al menos la que vimos, por qué según parece hay otra en el río Vístula.

Eso sí, el monumento está dotado de una base que cada x minutos, queda inundada de agua, imaginamos que para que la sirena no añore mucho su hogar acuático.

La leyenda de esta sirena es la siguiente:

Hace siglos que llegaron al Baltico dos sirenas heramas que vivian en las profundidades de los mares.
Eran mujeres muy bellas, pero en vez de pies tenian colas de peces.
Una de las hermanas decidió nadar mas lejos, hasta los estrechos de Dinamarca, donde se quedo hasta hoy en dia. La podemos ver sentada sobre una roca en la entrada del puerto de Copenhague.
La segunda sirena llego a Gdansk, una pequena ciudad en la costa del mar Baltico, desde donde nado rio arriba al curso del Vistula.
La leyenda cuenta que precisamente al pie del Casco Viejo actual salio del agua a la orilla arenosa para descansar; el lugar que vio le gusto tanto que decidio quedarse aquí.
Los pescadores del lugar, al ver que alguien durante la pesca agitaba las olas de Vistula, liaba sus redes y liberaba los peces, decidieron capturar al causante y arreglar el asunto para siempre.
Al oir el hermoso canto de la sirena se olvidaron de sus planes y se enamoraron perdidamente de la bella mujer -pez, quien desde entonces cada tarde amenizaba el tiempo de estos con su bellisimo canto.
Un dia un mercader rico que paseaba por la orilla del Vistula vio a la sirena. Decidio capturarla y encerrarla para despues poder presentarla en las ferias por dinero. Y asi lo hizo. Con astucia atrapo a la sirena y la encerro en un cobertizo de madera, sin acceso al agua. Las quejas de la sirena las oyo el hijo de un pescador, quien con ayuda de sus amigos la libero por la noche. La sirena, en prueba de su gratitud a aquellos que la habian salvado, les prometio que siempre que la necesitasen ayuda les defenderia.
Precisamente por eso la Sirena de Varsovia esta armada con una espada y un escudo para defender a la ciudad.
(texto copiado del blog La Varsovia de mi vida)




Monumento a los Héroes del Ghetto
Monumento a los Héroes del Ghetto, detalle de lateral
Monumento a los Héroes del Ghetto, detalle de lateral
Monumento a los Héroes del Ghetto
Monumento a los Héroes del Ghetto, detalle de la parte de atrás
Tenderete en el Monumento a los Héroes del Ghetto
Tenderete en el Monumento a los Héroes del Ghetto
Monumento conmemorativo de la muerte del lider del levantamiento del Ghetto de Varsovia, Mordechai Anielewicz, junto con su estado mayor
Monumento conmemorativo de la muerte del lider del levantamiento del Ghetto de Varsovia, Mordechai Anielewicz, junto con su estado mayorMonumento conmemorativo de la muerte del lider del levantamiento del Ghetto de Varsovia, Mordechai Anielewicz, junto con su estado mayorUmschlagplatz , punto de partida de los trenes de deportación de judíos a los campos de concentración
Umschlagplatz , punto de partida de los trenes de deportación de judíos a los campos de concentración
Umschlagplatz , punto de partida de los trenes de deportación de judíos a los campos de concentración
Umschlagplatz , punto de partida de los trenes de deportación de judíos a los campos de concentración, detalle
Umschlagplatz , punto de partida de los trenes de deportación de judíos a los campos de concentración, vista general
Monumento a los Caidos y Asesinados en el Este, vista general
Monumento a los Caidos y Asesinados en el Este, detalle de la vía
Monumento a los Caidos y Asesinados en el Este, detalle de la vía
Monumento a los Caidos y Asesinados en el Este, detalle de la vía
Monumento a los Caidos y Asesinados en el Este, vista lateral
Monumento a los Caidos y Asesinados en el Este, desde atrás
Monumento al alzamiento de Varsovia, vista general grupo
Monumento al alzamiento de Varsovia, detalle grupo lateral
Monumento al alzamiento de Varsovia, detalle grupo lateral
Monumento al alzamiento de Varsovia, frontal
Monumento al alzamiento de Varsovia, detalle de la parte de detrás
Monumento al alzamiento de Varsovia, detalle de la parte de detrás
Monumento al alzamiento de Varsovia, detalle de la parte de detrás
Monumento a Copérnico
Monumento
Monumento a madre polaca de combatiente
Monumento a la sirena de Varsovia en la antigua Plaza del Mercado de Varsovia
Monumento a la sirena de Varsovia
Monumento a la sirena de Varsovia
Monumento a la sirena de Varsovia, desde atrás
Monumento a la sirena de Varsovia, vista general

Dragón ubicado en la plaza del Monumento a la sirena de Varsovia




2 comentarios:

Anónimo dijo...

visite Varsovia en el 2005 y volvi con ganas de mas, es una ciudad que atrapa y a su vez entristece.

Tool

Endercita dijo...

Estoy completamente de acuerdo :D

Cuanto más tiempo pasa, más ganas me entran de entrar...

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Todos los textos y fotografías de este blog son propiedad de la autora de Es cómo vivir dos veces y están bajo una licencia de Creative Commons. Si quieres utilizar, algo pídemelo.

LinkWithin